La Voz Hispanic News - Latino newspaper for Washington and Oregon - Periodico Hispano
  lavozhispanicnews.com
lavozhispanicnews.com Abril 24, 2014,
pixel
 
11px
11px
Búsqueda
noticias videos fotos
11px
11px
 
 
 
Columnas

Comparte esta columna enviar imprimir
interior 12
Digg this   Del.icio.us     Google   NetScape   Furl
tamaño Menos TextoMas Texto

Jorge Ramos
Periodista Internacional

<< Anterior | Siguiente >>

No hay otra forma de decirlo: fue un verdadero fracaso el proceso para registrar a mexicanos en el exterior para las elecciones presidenciales en Mixico. Las cifras son una verguenza tanto para el Congreso mexicano (que autorizs un complicadmsimo y restrictivo sistema de votacisn en el extranjero), como para el Instituto Federal Electoral (el IFE, que organizs el registro por correo) y para las organizaciones de mexicanos en Estados Unidos (que creyeron tener mas influencia de la que demostraron). Todos salimos perdiendo.

Ni siquiera el 1 por ciento de los 4 millones de votantes potenciales hicieron su solicitud. Basta decir, para comparar, que un pams como Repzblica Dominicana (con 9 millones de habitantes) y que tiene una poblacisn 11 veces menor a la de Mixico (con 106 millones de habitantes)pudo registrar mas votantes en el exterior para sus pasadas elecciones -- 24,342 electores dominicanos registrados, segzn reports el diario The New York Times -- que los registrados por el IFE para las prsximas votaciones del 2 de julio en Mixico. ?A nadie se le ocurris preguntarle a los dominicanos csmo lo hacen?

Las razones de este fracaso son muchas. Por principio, las enormes restricciones impuestas por el Congreso para el voto de los mexicanos en el exterior sugerman que los legisladores sslo querman salir del paso.

Tuvieron aqos para aplicar un sistema que funcionara. Pero como, para variar, lo dejaron todo hasta el zltimo momento, se aprobs -- el 30 de junio del 2005 -- una forma de voto con muchos candados. Sm, fue histsrico.

Pero el simple hecho de votar requerma de un esfuerzo extraordinario. Habma que registrarse por correo antes del 15 de enero del 2006, adjuntando varias copias de documentos firmados, y pagar US$8 s US$9 por la carta certificada. Engorrosmsimo. Sin embargo, el verdadero problema es que muchos mexicanos perdieron, destruyeron o dejaron su credencial de elector en Mixico antes de venir a Estados Unidos -- donde se encuentra la mayorma de la poblacisn mexicana en el exilio -- y por lo tanto no podman cumplir con el principal requisito para votar.

Yo, por ejemplo, tuve que volar dos veces a la Ciudad de Mixico para cumplir con los requisitos del voto; una para solicitar mi credencial de elector y la otra para recogerla semanas despuis. Tengo la suerte de tener una green card (tarjeta de residencia norteamericana) pero aquellos mexicanos que son indocumentados o
que no tienen el dinero para viajar a Mixico quedaron injustamente fuera de este proceso.

Los obstaculos no terminaron ahm. El proceso para poner en marcha el voto de los mexicanos en el extranjero sobrepass la capacidad organizativa del IFE. La campaqa de informacisn fue muy pobre y tardma. Todavma hoy le pregunto a muchos mexicanos aqum en Los Angeles si van a votar para presidente de Mixico y no saben de qui les estoy hablando. Imagmnense, entonces, lo que ocurre en otras partes de Estados Unidos donde el porcentaje de mexicanos es mucho menor.

El IFE es muy bueno organizando elecciones legmtimas, pero su fuerte no es hacer campaqas de publicidad en extranjero.

Es cierto que el IFE recibis una enorme responsabilidad con muy poco tiempo. Sin embargo, no pudo con el paquete de la promocisn del voto. Pueden decir lo que quieran, pero ahm estan los flaqumsimos nzmeros de electores registrados para demostrar el fracaso del proceso. Y, claro, ahora el IFE y el Congreso mexicano se estan echando la culpa unos a otros.

La otra razsn del fracaso con el voto en el extranjero -- y hay que ser muy honestos aqum -- tiene que ver con los mexicanos que vivimos en Estados Unidos. Las organizaciones de mexicanos en Estados Unidos y quienes trabajamos en los medios de comunicacisn en espaqol nos equivocamos al calcular el interis de la comunidad mexicana para votar desde fuera. Es muy posible que hayamos proyectado socialmente lo que era, en el fondo, un asunto muy personal.

Fui, lo reconozco, de los que durante aqos abogs por este tipo de voto. Incluso en algzn artmculo sugerm que, en una eleccisn muy cerrada, el voto de los mexicanos en Estados Unidos podrma decidir al prsximo presidente de

Mixico. Bienintencionado, sin duda, pero ahora suena a exageracisn o, peor azn, a broma.

Es posible, y esto requiere mas analisis, que la desconexisn de los mexicanos que viven en Estados Unidos con su pams de origen sea mucho mayor de lo que imaginabamos. La polmtica mexicana no parece ser una de sus preocupaciones principales cuando, por ejemplo, tienen que esconderse constantemente de las autoridades migratorias en Estados Unidos, buscar trabajo, conseguir una buena escuela para sus hijos y enviar dinero a sus familias en Mixico.

Los inmigrantes mexicanos siguen conectados -- por las remesas, la Internet, el celular... -- con sus familias en Mixico, pero no tanto con
su pams. Ademas, existe un inevitable resentimiento con Mixico. Es, al final de cuentas, el pams que los expulss.

Sm, hay curiosidad por la campaqa electoral en Mixico. Pero no mucho mas que por el resultado cuando juegan un partido de fztbol las Chivas del Guadalajara contra el Amirica. Que gane Lspez Obrador, Caldersn o Madrazo no afecta en nada su vida en Estados Unidos. Quizas esto explique, en parte, el desinteris.

Azn asm, estoy convencido que si el proceso para votar fuese directo y no por correo -- con una verdadera campaqa de promocisn en los medios de comunicacisn en espaqol en Estados Unidos, con mas facilidades para obtener en el extranjero una credencial de elector, y con mucho tiempo (al menos un aqo) para dar a conocer las reglas del juego, los resultados hubieran sido mucho mas alentadores. Demasiado tarde! Ahora hay que pensar en el 2012.

Cualesquiera que sean las razones para explicar el bajmsimo nzmero de votantes registrados, la influencia del montoncito de miles de mexicanos que votaremos desde el extranjero sera mnfima en un universo de 70 millones de votantes potenciales. Seremos una anicdota de 30 segundos en los noticieros mexicanos el dma de la eleccisn. Y nuestro voto costara tan caro -- el IFE se ha gastado US$120 millones para organizar el voto desde el exterior -- que hubiera sido mas rentable llevarnos con boleto de primera clase a votar a Mixico y alojarnos en un hotel de cinco estrellas.

A pesar del enorme fracaso, lo znico que me queda de consuelo es que podri votar por primera vez en mi vida; tengo, por fin, los mismo derechos que cualquier otro mexicano.

<< Anterior | Siguiente >>

  enviar imprimir
interior 8px