La Voz Hispanic News - Latino newspaper for Washington and Oregon - Periodico Hispano
  lavozhispanicnews.com
lavozhispanicnews.com Julio 29, 2014,
pixel
 
11px
11px
Búsqueda
noticias videos fotos
11px
11px
 
 
 
Columnas

Comparte esta columna enviar imprimir
interior 12
Digg this   Del.icio.us     Google   NetScape   Furl
tamaño Menos TextoMas Texto

Jorge Ramos
Periodista Internacional
Primero la verdad: los 3,140 kilómetros (o 1,951 millas) que separan legalmente a México de Estados Unidos no son, en realidad, una frontera. Cada día más de un millón de personas la cruzan legalmente y otros, no tantos, lo hacen ilegalmente.

Una rayita en el mapa

Miles de millones de dólares en mercancía saltan en horas de un país a otro a través de trailers y camiones. Y las drogas provenientes de Colombia, que cruzan por México y Centroamérica, se cuelan sin muchos problemas al principal consumidor de estupefacientes del mundo.

Por lo tanto es más apropiado pensar en la frontera como una rayita en el mapa que como una barrera infranqueable que separa a dos mundos totalmente distintos.

Lo que ocurre del lado mexicano inevitablemente se siente del lado norteamericano y viceversa. Así, los 800 asesinatos que han ocurrido en lo que va del año en la zona fronteriza de México por la violencia del narcotráfico dejan también sus orificios de bala en Estados Unidos.

Por eso el gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, declaró el estado de emergencia en varios condados o municipios fronterizos con México citando amenazas a sus cuerpos de policía. Pero los 1,750,000 dólares extras que pudiera recibir del gobierno federal no van a cambiar nada, absolutamente nada. La narcoviolencia no se para sólo con dólares.

El caso de Arizona es distinto. Ahí la bronca no es la violencia del narcotráfico que se filtra desde México sino los inmigrantes indocumentados que utilizan las montañas y desiertos de ese estado para entrar a Estados Unidos. Más de la mitad de los 3 mil arrestos que hace diariamente la patrulla fronteriza se realizan en Arizona.

Pero la declaración de emergencia de la gobernadora Janet Napolitano es, más que nada, un llamado de atención. Los 1,500,000 dólares que va a recibir Arizona no afectarán en lo más mínimo la voluntad de un solo indocumentado hambriento y sediento de huir de la pobreza en México.

Las declaraciones de emergencia de los gobernadores de Nuevo México y Arizona son, simplemente, hechos simbólicos.

Aun si les enviaran 10 ó 100 veces más dinero, la crisis en la frontera no se resuelve a puro billetazo y, mucho menos, con acciones de fuerza.

  enviar imprimir
interior 8px