La Voz Hispanic News - Latino newspaper for Washington and Oregon - Periodico Hispano
  lavozhispanicnews.com
lavozhispanicnews.com Julio 28, 2014,
pixel
 
11px
11px
Búsqueda
noticias videos fotos
11px
11px
 
 
 
Columnas

Comparte esta columna enviar imprimir
interior 12
Digg this   Del.icio.us     Google   NetScape   Furl
tamaño Menos TextoMas Texto

Jorge Ramos
Periodista Internacional

<< Anterior | Siguiente >>

Todavía no es momento de celebrar. La recesión “seguramente ya terminó”. Eso lo dijo el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, en septiembre. El problema es que no se siente todavía que estén llegando nuevos y mejores tiempos.

Solo en el pasado mes de octubre se perdieron más de 200 mil empleos en el sector privado.

Incluso si son ciertas las predicciones de Barack Obama de que ve “rayos de esperanza” en la economía, tendrán que pasar muchos años para que las millones de personas que han perdido sus empleos y sus casas los vuelvan a recuperar. ¿Cuánto nos tardaremos en conseguirle trabajo a 15 millones de norteamericanos, a casi 4 millones de españoles y al millón y medio de taiwaneses? (No quiero usar datos de América Latina porque varios gobiernos hacen trampas estadísticas al reportar sus desempleados. Prefieren maquillar la crisis en lugar de enfrentarla).

Se acabó la época –ejemplificada por el concepto japonés del salaryman- en que un joven en cualquier parte del mundo podía esperar un empleo estable en una sola empresa por toda su vida.

Los estudiantes que acaban de salir de la universidad saben que su vida laboral estará marcada por muchos brincos de una compañía a otra. Terminó la era de la estabilidad laboral. Bienvenidos a la época de la reinvención. En estos días el que no se adapta a las nuevas reglas del mercado, se muere (literal o laboralmente). Solo los flexibles y tolerantes sobreviven.

¿Se acuerdan de Xavier Serbia? El fue uno de los muchachos que tuvo extraordinario éxito con el grupo musical Menudo. Hace poco conversé con él y me contaba como una buena parte de la fortuna que hizo de adolescente desapareció por malos manejos.

En lugar de insistir en una carrera musical que ya no daba más, Xavier se bajó de la moto, aprendió de sus errores, se reinventó y ahora es un exitoso asesor de finanzas.

Y en su libro La Riqueza en Cu4tro Pisos explica cómo tener control de nuestro propio dinero, cómo lograr la independencia financiera y cómo ser flexible como un bambú en época de crisis. Xavier se reinventó. También se ha reinventado el dueño de una tienda en Miami Beach que queda cerca de mi clase de Bikram yoga.

En el letrero de la entrada ofrece inyecciones de botox, vacunas contra la gripe y asesoría legal para inmigrantes. No sé si es doctor, abogado o improvisado. Pero tan pronto pegó
la crisis, él expandió sus servicios y siempre veo a gente en la sala de espera.

No es el único que se ha inventado una nueva profesión. Un actor con el que me topé en un vuelo a Boston ya no hace películas sino programas de computación. Le debe ir bien porque venía en primera clase. Y hace poco conocí a un mecánico de Oklahoma que cambió la reparación de motores por la jardinería. Sonríe cuando planta flores, me dijo.

Nueva Orleans tuvo que reinventarse después del huracán Katrina. Los periódicos tienen que reinventarse ante la competencia de la internet y la industria turística mexicana está obligada a cambiar de cara tras la epidemia de influenza. No hacerlo es desaparecer.

Hasta el mismo Barack Obama se ha tenido que reinventar. Se preparó durante la campaña electoral para ser el presidente que terminaría con la guerra en Irak. En cambio, su nuevo trabajo lo ha obligado a ser experto en economía y creación de empleos. Si no se hubiera reinventado, John McCain tendría su trabajo. Estados Unidos es el país de las reinvenciones. Aquí nada es imposible. Cuando explotó la crisis financiera hace un año ¿en qué moneda pusieron su dinero los inversionistas del planeta? No fueron euros, ni pesos mexicanos o bolívares venezolanos. Fueron dólares norteamericanos.

El mundo le sigue apostando a Estados Unidos. A pesar de todo. Y el secreto está en su luchadora tradición inmigrante y en esa persistente manía de ver hacia delante.

Bernanke cree que la recuperación en el 2010 será “moderada” . Es decir, las cosas van a empeorar antes de mejorar. Así que, por ahora, no nos queda más que reinventarnos. Una y otra vez.

<< Anterior | Siguiente >>

  enviar imprimir
interior 8px